Reconocer los usos tradicionales y el valor sociocultural de la hoja de coca.

Durante las últimas décadas la hoja de coca ha sido etiquetada negativamente (por su vinculación con la producción ilícita de cocaína). Ello ha sustentado el despliegue de medidas de control, pero también lógicas de estigmatización sobre quienes la cultivan y producen. Sin embargo, la mayor parte de la historia de la hoja de coca implica los valores ceremoniales, espirituales y medicinales de la hoja y de la planta, considerada sagrada en el mundo andino. 

En Bolivia, Colombia y Perú se registran distintas formas de consumo tradicional de la hoja de coca. Tan es así que, actualmente en el Perú, se considera que sus usos tradicionales constituyen Patrimonio Cultural Inmaterial de la Nación; y se estima que casi 6 millones de personas la usan (tanto como usos ceremonias como para usos en la medicina tradicional).

También existe un mercado de usos industriales de la hoja de coca, donde se abastece de productos para fines farmacéuticos y alimentarios (por ejemplo, de harinas y destilados dirigidos a la gastronomía).

El programa sobre los usos tradicionales e industriales de la hoja de coca – Cocakintu promueve el uso de la hoja de coca para reconocer sus usos tradicionales y el valor sociocultural. Tiene como finalidad impulsar la resignificación de este producto en el Perú y en la región Andina, y establecer un espacio para generar el trabajo compartido y sinergias entre los actores involucrados en la cadena de valor que el producto implica. 

Objetivo

Promover la articulación de la cadena de valor lícita de la hoja de coca en el Perú con la demanda de productos de consumo de alta gama.

Estrategia

Desarrollo de productos de alta gama que utilicen a la hoja de coca como insumo, e inserción en locales de consumo de alta gama.

Contacto